El mito más común sobre los préstamos bancarios para reformar tu salón

A lo largo de la historia de las entidades bancarias se han ido creando una serie de falsas creencias que no han hecho otra cosa más que confundir e incluso perder a sus clientes más potenciales. Los mitos los vamos a ver a continuación.

Popularmente se cree que los bancos actúan como intermediarios entre las personas que deciden depositar allí sus ahorros y aquellos que necesitan capital. Es algo que desde aquí tenemos que desmentir por completo. Los bancos tienen más funciones y no son ni mucho menos intermediarios. Para dar crédito, un banco no tiene la necesidad de tener el capital de otro cliente que lo ha ahorrado antes.

El dinero que los bancos utilizan para realizar préstamos, como ya hemos comentado, no proviene del dinero de los clientes que lo ahorran, sino de los fondos de inversión a los que el primero está sujeto.

Por otro lado, los bancos tampoco guardan el típico colchón que todos pensamos por si la demanda de crédito aumenta. Por cada préstamo que una entidad bancaria otorga a un cliente, se crea un nuevo depósito con unas reservas determinadas. En realidad es el banco central de cada país el encargado de decidir si se otorga o no crédito a un cliente, además del equipo encargado de evaluar el riesgo.

Your email address will not be published. Required fields are marked *